Películas B

Las producciones más geniales del séptimo arte

Luego de varios años aficionado al encantador mundo del cine de bajo presupuesto siento que ya no hay nada que pueda sorprenderme, pero luego llega una película como Caperucita y Pulgarcito contra los monstruos y me deja sin palabras. Producción dirigida por Roberto Rodríguez (que no Robert) y que cuenta en su reparto con el padre de Cristian Castro, el mismísimo Manuel "El Loco" Valdés, interpretando a un lobo ya no tan feroz.


El argumento de la película es bastante sencillo. Su majestad la Reina Bruja (madrastra de Blancanieves para más señas) preside una corte del mal conformada por los villanos de distintas historias de terror para los más pequeños: Drácula, Cocoliso, Frankenstein (Frankenstino en esta película), el Robachicos, el Dos en Uno (un siamés) y el Duende del Huracán. El motivo de que la corte esté en sesión es para juzgar al Lobo Feroz y al Ogro, acusados del terrible crimen de haberse vuelto buenos y ahora ser amigos de Caperucita y Pulgarcito respectivamente.


Con una defensa casi inexistente por parte de los pobres acusados, el jurado no necesita mucho tiempo para dar un veredicto de culpable y tanto el Lobo Feroz como el Ogro son condenados a ser cortados en dos cuando haya luna llena.


Ante semejante contratiempo, el zorrillo, escudero fiel del lobo feroz e interpretado por el enano Santanón, busca raudo y veloz a Caperucita y a Pulgarcito para ponerlos sobre aviso del peligro que se cierne sobre sus amigos e intentar liberarlos. Mientras están en eso y vemos en pantalla a Pulgarcito con unos efectos especiales similares a los del Chapulín Colorado cuando se tomaba las pastillas de Chiquitolina, la Reina Bruja no se conforma con haber condenado a los traidores y aprovecha su tiempo libre para verter una pócima en el río del pueblo, la cual convertirá en un animal a todo aquel que beba esa agua. Abrumados por el calor, los aldeanos la beben sin protestar a pesar de su misterioso color rojizo y todo el pueblo queda convertido en ratas y simios.

Subiendo un poco el nivel del cine reseñado recientemente, en esta oportunidad hablaremos de un giallo muy especial, puesto que se trata de una producción española y no italiana (si bien fue rodado en la ciudad de Milán); dirigida por León Klimovsky y con el libreto y el papel principal a cargo del gran Paul Naschy.


Lo primero que debo comentarles en cuanto a esta película es una curiosidad respecto a la existencia de dos versiones de idéntica duración, teniendo como única diferencia la presencia de desnudos en la edición internacional al tiempo que en la versión española los actores en esos momentos aparecen con ropa interior. Encontrarán imágenes comparativas con todas las escenas en cuestión visitando Movie-Censorship y si quieren saber mi opinión, me parece una tontería en ambos casos. Por un lado el hecho de que existiera una censura tal en España bajo la dictadura de Franco que fuese tan grave mostrar un pezón aquí y un seno por allá, y por el otro, que siguiendo esa corriente de los años '60 y '70 se le diera tanta importancia a unos desnudos que nada aportan a la trama.

En la versión internacional esta es una de las escenas en las que el espectador recibe una dosis del llamado "Tits 'n' Ass".

Entrando en materia respecto al argumento de Una libélula para cada muerto, la historia es la habitual que puede esperarse de un giallo. Un asesino de identidad desconocida, con esos guantes negros tan característicos del género, aterroriza a la ciudad y la tarea del protagonista es identificarlo y detenerlo. En este caso el asesino tiene objetivos muy específicos y él mismo afirma que está realizando una limpieza de la ciudad, librándola de drogadictos, prostitutas, homosexuales y otros individuos a los que considera corrompidos.


14.6.12

Fantacide (2007)

Publicado por Marcel |

Give him the treatment!

Frase célebre del gran Karl Oppenheimer.


Fantacide no es una película que destaque precisamente por su calidad, de hecho diría que es una película demasiado extensa para la clase de cine que es, con escenas inconexas que en algunos casos no tienen nada que ver con una trama que ya de por sí es confusa; pero que a pesar de ello me ha encantado.

Respecto al argumento no es mucho lo que hay que contar, un grupo nazi en el Reino Unido busca desesperadamente una lanza mágica con la que creen podrán traer de vuelta a Adolfo Hitler, y con él, al Tercer Reich. Una historia que tal vez pudiera haber sido relatada en media hora y que sin embargo supera los 110 minutos, ¿por qué?


Porque Fantacide es una excusa para mostrar alegremente ese gore exagerado que tanto nos gusta, escenas sangrientas como la de la imagen de arriba se suceden continuamente acompañadas por violaciones, bestialismo, torturas, dildos, un trío entre Karl Oppenheimer junto a otros dos hombres que resulta tan desagradable de ver como visitar LemonParty.org por primera vez y hasta un travesti que es ejecutado introduciéndole una pistola en el ano. Es como si Gorevision se hubiera tomado unas vacaciones en el viejo continente y hubiese aprovechado de filmar una película.



8.6.12

Blackaria (2010)

Publicado por Marcel |

Iniciamos el sexto mes del año con una película francesa de bajo presupuesto estrenada durante el año 2010 y que gracias a unos fansubs en inglés que aparecieron hace unos meses ha comenzado a ser conocida lejos de su país de origen.


La película inicia con una pesadilla que sufre Angela, la protagonista de esta historia, en donde ve en el ascensor a su vecina desangrándose por los ojos. Posteriormente visita a un psicólogo y le informa de las novedades en unos sueños que parecieran estar ocurriendo desde hace tiempo.


El psicólogo hábilmente le pregunta si no habrá algo más entre ella y esa mujer, porque todos sabemos que lo más lógico es pensar en cierta conexión sexual si sueñas que le sacaron los ojos a tu vecino. No obstante, ese recurso sirve de excusa para ver en liguero a la susodicha vecina de origen rumano y sus amiguitas, gracias a que Angela en ese momento recuerda una noche que se acercó a su apartamento para pedirle amablemente que bajara el volumen de la música. Podrá tratarse de una producción de bajo presupuesto, pero François Gaillard y Christophe Robin, sus creadores, no escatimaron a la hora de conseguir actrices bonitas y vestirlas con ropita sexy.


La historia avanza y los sueños continúan hasta que una noche se hacen realidad y Angela se topa con el cadáver de Anna Maria Draghinescu, quien ha sido brutalmente asesinada en apartamento. Regresar al suyo y notificar a las autoridades nos hubiese privado del resto de la trama, así que entra a la escena del crimen y, no conforme con eso, hace un desastre rompiendo la bola de cristal de la difunta (ah sí, se ganaba la vida de ese modo).


Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...