Películas B

Las producciones más geniales del séptimo arte

19.3.14

Vacaciones de terror (1989)

Publicado por Marcel |

El azar ha querido que en un mismo mes me tope con dos películas de Pedro Fernández y en esta ocasión el turno le corresponde a Vacaciones de terror de René Cardona III, cuyo nombre seguramente le suene familiar a muchos porque tanto él como su padre y su abuelo fueron muy prolíficos a lo largo de sus carreras cinematográficas. Hace unos años en este blog reseñamos una película dirigida por su abuelo, El enmascarado de plata, quien falleciera en 1988 y al que su nieto le dedica esta película en los créditos finales.


Vacaciones de terror no es que sea demasiado terrorífica y ni siquiera son unas vacaciones propiamente dichas, ya que la familia solo sale de paseo por el fin de semana, pero aun así y a pesar de unos cuantos clichés en el argumento, es una producción bastante entretenida y que poco a poco va construyendo la tensión necesaria para alcanzar el clímax durante el último tercio de su duración.

Para justificar mi acusación de los clichés puedo decirles que la historia comienza en el pasado con una bruja (Andaluz Russell) que está siendo quemada en la hoguera y que aprovecha los instantes finales de su vida para arrojar una maldición sobre los habitantes del lugar. Muchos años después, la familia del exitoso arquitecto Fernando (Julio Alemán) hereda la casa que se encuentra en el lugar de los acontecimientos ya mencionados y aprovechan el fin de semana para ir a conocer la propiedad.


Esta parte de la trama es algo lenta mientras René Cardona III aprovecha para que los personajes realicen un reconocimiento del lugar y nosotros nos vayamos familiarizando con cada uno de ellos. La tan ansiada casa de campo resulta ser poco más que una ruina y la esposa del afortunado heredero no tiene ningún reparo en hacérselo saber ("Está horrenda"). Su marido por su parte insiste en ver el vaso medio lleno y se las promete muy felices ("No seas pesimista. Recuerda que soy arquitecto").


La feliz pareja tiene tres hijos: Jaimito (Carlos East Jr.), Luisito (Ernesto East) y Gaby (Gianella Hassel Kus) y en las escenas iniciales Lorena (Nuria Bages) le informa a Fernando que serán padres por cuarta vez. Es la pequeña Gaby la que se verá involucrada en el siguiente cliché, puesto que en un pozo de la vieja casa que ahora está seco, encuentra una muñeca a la que se siente atraída inmediatamente. Ella lo ignora, pero nosotros sí sabemos que esa muñeca perteneció a aquella bruja que pereció en la hoguera. Es una especie de Chucky con esclerosis lateral amiotrófica dado que solo mueve sus ojitos, pero a pesar de ello hace bastante daño.


Todavía debo presentarles a dos de los personajes más importantes, especialmente si tenemos en cuenta que son ellos los que se quedan en la casa resistiendo hasta el final los embates del mal. Se trata de Paulina (Gabriela Hassel), la sobrina de Fernando, y Julio (Pedro Fernández), su enamorado. De Paulina debo decir que su cara me resultaba familiar y al consultar su filmografía supongo que la habré visto en Agujetas de color de rosa o alguna otra telenovela que hayan dado en mi país porque su participación en la gran pantalla se detuvo en 1990 con Infierno en la frontera. El personaje al que da vida Pedro Fernández es un joven sin oficio conocido y con una gran afición por las ciencias ocultas; a mi modo de ver la suya es la actuación más floja dentro de los adultos que participan en Vacaciones de terror, pero le achacaría la culpa a René Cardona III al darle líneas y escenas tan tontas.

Pedro Fernández experimentando con la ingravidez.

Aunque hablando de diálogos desafortunados él no es la única víctima. Un pobre campesino llamado Nicasio (Ernesto Casillas) le da un poderoso amuleto a Julio pero le dice que no quiere dinero a cambio, sino que le dé "La cajita mágica... Esa, donde se escuchan los pájaros y el ruido de los tambores". ¿A qué creen que se refería? ¡Al walkman de Julio! No quiero ni pensar en su decepción en el momento en que se le hayan acabado las baterías.


El terror se manifiesta en elementos que ya hemos visto en otras oportunidades tales como vehículos que se conducen por sí solos, paredes que lloran sangre o árboles que hacen lo propio al recibir un hachazo. Sin embargo, a pesar de no ser una novedad, todos ellos están bien cuidados dentro del bajo presupuesto de la película y contribuyen efectivamente a la atmósfera maléfica y sobrenatural que rodea a la casa.


Otros detalles importantes de Vacaciones de terror:
  • El director René Cardona III tiene un cameo bajo el seudónimo de Al Coster como posible comprador de la casa.

  • Los productores son Eduardo, Santiago y Pedro Galindo III, a quienes tuvimos recientemente en Trampa infernal.
  • En una escena se ve claramente el hilo que emplean para tumbar un mueble. Tal vez en una imagen no luzca tan obvio, pero encerré en rojo la zona en cuestión.

  • Quizás yo ya le esté buscando las cinco patas al gato, pero me parece que cuando el talismán se activa no es el mismo que Nicasio le da al principio. Aquel era plano y este es gordito.

También esta película se encuentra disponible en su totalidad en YouTube: youtube.com/watch?v=XnvgwvhnYzA

3 comentarios :

Jose Covarrubias dijo...

Hola, muy buen post. Acabo precisamente de ver la palicula por la mañana, y eso me inspiro a escribir un post sobre muñecos diabolicos y con vida, y tu post me ayudo un poco. Espero te des una vuelta.
http://blogjacr.890m.com

Ramy dijo...

Hola. Como dato curioso te cuento que el seudónimo de René Cardona, "Al Coster", es en realidad el nombre que usó como artístico para actuar sobre todo en su etapa previa a director, como actor infantil, juvenil y no tan juvenil. Siendo niño, estelarizó cintas como "Zindy, el fugitivo de los pantanos", "Un pirata de doce años" y "El pequeño Robin Hood". Dos de ellas dirigidas por su papá y una por su abuelo quien además lo acompañó actuando en el reparto en la de "Zindy..." y en la de "Robin Hood". No sólo eso, tanto su padre como su abuelo participaron como productores indistintamente en cada una de las tres (detalles que nos explican mucho). Cuando Coster-Cardona III dejó de ser niño, perdido el encanto propio de la infancia si es que lo tuvo, intentó seguir interpretando, pero aunado a la pobre oferta del cine mexicano y a sus pocas dotes histriónicas, se fue conformando con papeles secundarios en cintas de terror o de acción, hasta que se dedicó por completo a dirigir y producir.

Marcel dijo...

Muchísimas gracias por ese aporte, Ramy. En verdad que desconocía esos detalles de la vida de René Cardona III antes de convertirse en director de cine.

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...